Nació en Medellín, el 24 de febrero de 1.920. Fue un gran líder cívico de la Comunidad.

Realizó varias obras, que contribuyeron a que el Barrio progresara, como son:

La Personería Jurídica de la Acción Comunal, No. 116 de junio 10 de 1.96

Se a personó de la obra de Acueducto y alcantarillado, consiguió terrenos, para construir los tanques y llevar hasta las casas redes de acueducto con agua potable. El agua potable llegó a las casas en el año de 1.993, luchada por Doña Blanca Marín.

Impulsó la construcción de la sede de la Acción Comunal, consiguiendo dos (2) lotes, a bajos costos, los materiales fueron costeados por la Comunidad y el Municipio mandó ingeniero en obras civiles, para que orientará la autoconstrucción de la sede.

Orientó la pavimentación de las calles, que debido a la llegada al barrio del doctor Oscar Uribe Londoño, quien ofreció su ayuda incondicional de ingenieros y maquinaria para que adelantaran la pavimentación de sus calles. El material fue costeado por cada familia, las obras de pavimentación se iniciaron en 1.977.

Consiguió todos los contactos, para la autorización de la construcción de la Escuela, que lleva su nombre, en agradecimiento a sus luchas incansables, en la búsqueda del progreso del Barrio. El terreno fue donado por el Municipio y la planta física, fue construida por el Municipio.

Promovió la construcción de las canchas de fútbol y básquetbol.

Se hicieron planos para la piscina escolar, no lograda por falta de dinero.

Consiguió para el Barrio el servicio de energía y teléfono.

Promovió la restauración de la capilla del Barrio, ya que ésta había sido construida para que el hijo de la familia Cuartas, cantara su primera misa, pero por motivos judiciales este fue retirado del Seminario y la Capilla fue abandonada.

 

Don Pedro Octavio Amado Herrera, con la comunidad, inició las gestiones para restaurar la Capilla, la cual fue dotada con imágenes y otros enseres, buscaron sacerdote, para que oficiara los actos religiosos.

Años más tarde llegaron los curas españoles, quienes hicieron negocios con la familia Cuartas, y fundaron el colegio Padre Manyanet; igualmente su seminario y organizaron la capilla para la comunidad de Aliadas, quedándose la comunidad sin la capilla que con tanto afán se había restaurado.

Pedro Octavio Amado Herrera, fue un hombre honesto y honrado, su familia, cuenta una anécdota: “Un funcionario de transporte y tránsito le compraba, semanalmente un quinto de la lotería, llegó un día que no pudo comprarlo por motivos que lo llevaron a viajar a Cali. Don Pedro Octavio Amado Herrera le guardó su quinto como de costumbre, esa noche ganó el número y el quinto fue guardado hasta que regresó el funcionario. Quien cobró el quinto; y en agradecimiento a su honradez y lealtad, le regaló una casa en Itagüí, donde vivió sus últimos años en compañía de su familia”.

 

Don Pedro Octavio Amado Herrera, sacrificó su hogar por trabajar por la comunidad.

Murió en Medellín, el 21 de marzo de 1995.